Katia Gomez, haciendo la diferencia.

Todo comenzó hace siete años en un voluntariado, cuando Katia visitó una comunidad pequeña en Honduras. Interactuando con las personas de la comunidad descubrió el problema que atravesaban los niños y jóvenes para poder continuar con sus estudios de la secundaria. Regresó a los Estados Unidos con una meta, crear un cambio.

Sus iniciativas han impactado la vida de 20 jóvenes juntos a sus familias, logrando que se gradúen de noveno grado, y su propósito más grande es llevar educación a los lugares más remotos del mundo.

ENTREVISTA

KATIA: “Hace 7 años yo llegué a Honduras con un grupo de voluntarios, veníamos a trabajar en un proyecto por una semana construyendo pilas en pequeñas comunidades, yo nunca pensé en venir a Honduras, y nunca imaginé trabajar en educación. Aterricé en esta ciudad y comencé a ver todos estos niños que nos rodeaban y nos observaban, entonces comencé a hacerles preguntas, a hablar con los padres y con los maestros a preguntarles: ¿Qué les pasaría a los niños cuando nosotros nos fuésemos? y ¿Cual era la situación en la que estaban esos niños?

Y me di cuenta que no había manera en que esos niños pudieran continuar estudiando después de sexto grado, y que no solamente era esa comunidad si no muchas otras en el país. Yo cree un plan y no sabía ni cómo ni cuándo iba a ser, pero quería hacer algo para cambiar la situación, entonces regresé a los Estados Unidos y comencé a vender galletas y así fue cómo comenzó.”

MOISES: “¿Cómo se siente haber apoyado a estos niños?”

KATIA: “Es bien surreal regresar el tiempo atrás y recordar cuando comenzamos apadrinando a esta niña, y no sabíamos cuan lejos íbamos a llegar y cuántos alumnos íbamos a poder ayudar pero 7 años y 8 escuelas, y 20 graduados después nos sentimos realmente afortunados de poder ayudar a todos los niños de esta comunidad que son los que van a desarrollar en un futuro estas comunidades.”

MOISES: “¿Cómo se imagina este proyecto 5 años después?”

KATIA: “Durante los próximos 5 años imagino que podremos ver muchos más niños graduados con la ayuda y el apoyo que necesitan, y sobre todo hacer entender que vale la pena apoyar a estos jóvenes porque son valiosos.”

Comentar ahora

Your email address will not be published. Required fields are marked *