Triquilapa

La conservación de los bosques debe ser un objetivo de nuestras ciudades.

Cuidar la tierra no es moda, es supervivencia.

Tegucigalpa, como muchas ciudades de Honduras está rodeada por montañas con bosques llenos de biodiversidad, lugares que generan agua y frescura, año con año, la deforestación, los incendios y la invasión de zonas de amortiguamiento provoca que perdamos hectáreas de bosque, si no hacemos nada, en tres años probablemente el daño a estas montañas sea irreversible.

El incendio de 7 de abril del 2014 en Triquilapa arrasó con 12 hectáreas de bosque de roble al que le había tomado alrededor de 10 años regenerarse.
En Tegucigalpa el promedio de temperatura en 1979 era de 27.6 ºC, en el 2012 de 30.9 ºC y en el 2016 de 31.9 ºC. La conservación y reforestación de los bosques debe ser un objetivo primordial de nuestras ciudades.

 

Comentar ahora

Your email address will not be published. Required fields are marked *